Archive

Posts Tagged ‘Heinlein’

Por sus propios medios (Robert A. Heinlein, 1941)

23 noviembre 2015 Deja un comentario

18370412¿Quiénes somos? ¿Qué determina nuestro ‘yo’? ¿Lo que hacemos determina quién somos o quién seremos? ¿Podemos decidir lo que haremos?. ‘Por sus propios medios’ es, junto a ‘Todos vosotros, zombies’, uno de los relatos más famosos de Robert A. Heinlein. Aquí, Heinlein reflexiona mediante el viaje en el tiempo sobre la propia identidad y sobre el libre albedrío y recurre para ello a su amada paradoja de la predeterminación en un juego temporal impecable. Se trata de un relato complejo y apasionante sobre el viaje en el tiempo y sus paradojas.

Bob Wilson está en su habitación escribiendo su tesis. A su espalda aparece un hombre que le resulta familiar, pero no reconoce. Le cuenta que ha llegado por una puerta temporal, un círculo que parece flotar en su cuarto, y le pide que lo cruce. Wilson no quiere, pero tras unas copas se envalentona y dice que sí. Pero aparece un tercer hombre, que al parecer se conoce con el segundo, y le dice que no cruce la puerta, que es una trampa, que le están utilizando. Se pelean y Wilson cruza la puerta.

Esta es la situación inicial del relato, un punto de partida que el lector no acaba de comprender y al que se volverá irremediablemente. Al cruzar la puerta, Wilson aparece en un lugar extraño que resulta estar 30000 años en el futuro, y allí le recibe un hombre llamado Diktor, que le cura las heridas de la pelea, le da de comer y le deja descansar. Ese hombre, que también tiene una puerta temporal, le pide a Wilson que la cruce para cumplir una misión muy importante; pero no le explica cuál es ni lo que va a encontrarse al otro lado. No muy receloso y maravillado por la aventura que está viviendo, Wilson cruza la puerta y ahí es donde todo vuelve a empezar y todo empieza a cobrar sentido.


Regreso al pasado

Al llegar allí, reconoce su cuarto y piensa que está en otra época en la que su cuarto está igual que cuando marchó. Pero al mirar hacia el escritorio, ahí está él, escribiendo su tesis. Es entonces cuando se da cuenta de quién es él: él es el hombre que apareció a su espalda y le pidió cruzar la puerta y el hombre sentado es él antes de saber nada sobre puertas temporales.

Y entonces Wilson empieza a repetir lo mismo que dijo aquel hombre que se presentó en su cuarto. Quiere variar, no decir lo mismo, él tiene libre albedrío; pero acaba diciendo lo mismo, la situación le lleva a ello.

Y es que no puede variarlo. Eso ya ha pasado y decir lo que dijo le llevó a cruzar la puerta. Sin meternos aún de lleno en la paradoja de la predeterminación, que es la que engloba todo el relato y explicaremos después, lo que también vive ahora Wilson es el llamado principio de autoconsistencia de Novikov.


El principio de autoconsistencia de Novikov

Esta teoría nos dice que en nuestro viaje al pasado no podemos (aunque queramos) hacer nada que impida que, más tarde, realicemos ese viaje al pasado. Wilson quiere variar su discurso, no quiere hacer que su yo anterior cruce la puerta temporal. Pero no lo puede evitar. Y es que ya ha cruzado la puerta. Si lo evitara, su yo pasado no iría al futuro y luego no volvería para evitarlo, y si no vuelve para evitarlo, ¿cómo lo evitó? No podemos impedir con nuestro viaje al pasado que podamos viajar al pasado. La situación no sería consistente, no sería posible.

Esta imposibilidad marcada por el principio de autoconsistencia se basa en el paradigma de que el continuo espacio-tiempo maneja una única línea temporal y no podemos hacer una modificación en el pasado de esa línea que no nos permita ir a ese punto del pasado a hacer esa modificación. Y si, además, consideramos que esa única línea temporal es fija, inmutable, Wilson se enfrenta a la predeterminación, la teoría que englobará todo el relato.

Así, ahí está Wilson, sentado a su mesa escuchando a su yo futuro (aunque él no lo sabe); pero cruzará la puerta al cabo de poco para volver y hacerse cruzar la puerta (como ya había pasado). No mucho después, Wilson lo habla con Diktor.

—Por eso te mandé hacia atrás… Para que pudieras aparecer antes por la Puerta.

—¿Eh? Espera un momento… Ya había aparecido por la Puerta.

Diktor meneó la cabeza.

—¿De veras? Piénsalo un poco. Cuando volviste a tu propio tiempo y a tu propio lugar encontraste ahí a tu yo anterior, ¿no?

—Mmmmm…, si.

—Él…, tu yo anterior…, todavía no había cruzado la Puerta, ¿verdad?

—No. Yo…

—¿Cómo podía haber cruzado la Puerta, a menos que tú le persuadieras para que entrara en ella?

A Bob Wilson le estaba empezando a dar vueltas la cabeza. Estaba empezando a preguntarse quién le hizo qué a quién y qué le ocurrió entonces.

—¡Pero eso es imposible! Me estás diciendo que hice algo porque iba a hacer algo.

—Bueno, ¿es que no lo hiciste? Estuviste aquí.

—No, yo no…, bueno, quizá lo hice pero no tuve la sensación de hacerlo.

—¿Por qué ibas a tenerla? Era algo totalmente nuevo para tu experiencia.

—Pero…, pero… —Wilson aspiró una buena bocanada de aire y logró controlarse. Después echó mano de sus conceptos de filosofía académica y extrajo de ellos la idea que había estado luchando por expresar—. Eso niega todas las teorías racionales de la causalidad. Me harías creer que la causalidad puede ser totalmente circular. Crucé la Puerta porque volví a cruzarla para convencerme de que la cruzara. Eso es ridículo.

—Bueno, ¿no lo hiciste acaso?

Wilson no tenía preparada una respuesta para eso.

Todo ello le lleva a reflexionar sobre el libre albedrío en el viaje al pasado. Sin duda, parece que puede decidir, pero sólo lo que ya decidió porque eso le llevó hasta ese momento y, en su momento, también estaba intentando decidir otra cosa distinta a la que había visto que pasaba.

El libre albedrío era otro asunto. No era algo de lo que pudiera reírse, pues le había sido posible experimentarlo directamente…, y, con todo, su propia y libre voluntad había trabajado para crear la misma escena una y otra vez. Al parecer la voluntad humana debía ser considerada como uno de los factores que creaban los procesos dentro del continuo: libre para el yo, mecánica para quienes la observaran desde fuera.


Yo, erayó y sereyó

La cuestión es que cuando Wilson está intentando convencer a su yo anterior de que cruce la puerta, aparece el tercer hombre. Y Wilson se da cuenta de que ese hombre es él mismo y no entiende por qué va a detenerlo; pero entiende que viene del futuro, de un tiempo en el que él aún no ha estado. Entonces llega la pelea y el Wilson que estaba sentado escribiendo cruza la puerta y los otros dos se quedan en la habitación.

¿Quién es Bob Wilson ahora? ¿El que estaba escribiendo fue al futuro y volvió para convencerse a sí mismo que cruzara; el que acaba de cruzar y volverá al pasado para convencerse de cruzar, o el tercero, que ha llegado para evitar que Wilson convenza a su yo pasado de cruzar? Esta mezcla es la que hace a Wilson (y a Heinlen) pensar sobre la propia identidad.

—Maldita sea, no puedes hacerme esto. ¿Qué fue de los otros dos?

—¿Los otros dos qué?

—Mis otros dos yo. ¿Dónde están? ¿Cómo voy a conseguir encontrar la salida de todo este lío?

—No estás metido en ningún lío. No tienes la sensación de ser más de una persona. ¿Verdad?

—No, pero…

—Entonces, no te preocupes por ello.

Somos quien somos en este momento. Nuestros otros yo de otro tiempo no somos nosotros, ya que nuestro propio tiempo hace que seamos quien somos, aunque quien fuimos (en el pasado) condiciona quien somos y quién seremos (en el futuro).

Y, en este caso, nuestro yo futuro influye en nuestro yo presente al viajar él al pasado. Pero, de todos modos, sólo tenemos la sensación de ser uno (nuestro yo de ahora), ya que sin viajes en el tiempo vivimos en un continuo temporal lineal. Y aún con viajes en el tiempo, sólo somos nosotros mismos en relación con nuestro propio tiempo, aunque tengamos delante de nosotros a nuestro yo de otro tiempo, aunque estemos en el tiempo de nuestro otro yo.

Somos nosotros mismos aquí y ahora. No somos quien éramos ayer. Podemos recordar varios yo: de niño, de adolescente, de ayer por la tarde; pero esos son nuestros yo de otro tiempo, no somos nosotros. Lo que nos une es la sensación de identidad debida a que nuestra memoria pasa del uno al otro de forma lineal.

Pero Wilson puede ver en un mismo espacio a los Wilson de otro tiempo. El viaje en el tiempo le ha permitido disociar el espacio-tiempo, que siempre está unido. Eso le hace dudar de su propia identidad, poder tocar a su yo de ayer. Nuestro yo de ayer siempre está ahí, pero no trastoca nuestra identidad porque está en otro plano temporal y son las cuatro dimensiones las que nos caracterizan.


Mis otros yo sin mí

By_His_Bootstraps_ASF_Oct_1941

‘Por sus propios medios’ fue publicado por primera vez en la revista ‘Astounding Science Fiction’ en octubre de 1941. Heinlein lo publicó bajo el seudónimo literario Anson MacDonald

Con tantos Wilson en juego, será mejor ponerles número para identificarlos mejor. Wilson 1 es el del principio, que cruzó la puerta y luego volvió al pasado. Wilson 2 sería su yo pasado, que ahora acaba de cruzar la puerta. Y Wilson 3 es quien intenta evitar este círculo vicioso.

Y es que ahora Wilson 2 acaba de cruzar la puerta impulsado por su yo pasado y ya sabemos lo que hará. Pasará un tiempo con Diktor y viajará al pasado para convencer a su yo pasado para cruzar. Pero, ¿qué pasa con los otros dos Wilson, Wilson 1 (que ya ha cruzado la puerta una vez y ha vuelto) y Wilson 3, que no sabemos de donde viene?. Lo único que podemos tener claro es que lo que haga Wilson 1 ahora le llevará a ser Wilson 3 y volver al punto inicial para evitar que el primero de todos los Wilson cruce por primera vez la puerta.

Wilson 1 (el que estaba al principio escribiendo, cruzó la puerta y volvió para convencerse) se pelea con Wilson 3 y decide volver a cruzar la puerta. Allí se vuelve a encontrar con Diktor y le pide explicaciones por lo que ha sucedido y por el tercer Wilson. Diktor no le da las explicaciones que requiere, pero es entonces cuando le explica la verdadera misión: Wilson debe viajar al pasado y recopilar unas cuantas cosas que ya no hay en el futuro y que les reportarán riqueza y poder en el año 30000. Diktor le da una lista y le explica cómo funciona la máquina.


La máquina del tiempo

Detengámonos aquí un momento para analizar cómo funciona la máquina del tiempo de este relato. Obviamente, no explican científicamente cómo se logra viajar en el tiempo; pero sí hacen referencia a la cuarta dimensión (el tiempo) como si fuera una más que se puede recorrer con libertad e incluir en un diagrama de coordenadas para llegar a un lugar.

Cuatro esferas de colores tan grandes como canicas colgaban de unas varillas de cristal dispuestas formando los cuatro ejes principales de un tetraedro. Las tres esferas que formaban la base del tetraedro eran de color rojo, amarillo y azul: la cuarta, en el ápice, era blanca.

—Tres controles espaciales. Un control temporal —explicó Diktor—. Es muy sencillo. Usando el aquí y el ahora como referencia cero, mover cualquier control alejándolo del centro hace que el otro extremo de la Puerta se aparte del aquí y del ahora. Adelante o atrás, derecha o izquierda, arriba o abajo. Pasado o futuro…, todo eso es controlado haciendo mover la esfera adecuada en su varilla.

Y es que el tiempo no es más que otra dimensión necesaria para establecer nuestro yo y lo que hacemos. Imaginemos que queremos invitar a alguien a una fiesta. Esa persona no necesita tres dimensiones para poder vernos en la fiesta, sino cuatro. Hemos de darle la x (el ancho), la calle Mayor. La y (el largo), el número 24 de la calle. La z (el alto), el cuarto piso de ese número. Pero también hay que darle la t (el tiempo), las 22.00 horas. Porque sin este dato no puede acudir a la fiesta, llegaría tarde o pronto, pero no estaría en la fiesta. Y, a la vista está, es una coordenada que se puede recorrer con libertad, llegando a la hora adecuada.

Pues la máquina funciona igual. Sólo hay que ajustar las cuatro coordenadas y allí aparecerá el otro extremo de la puerta temporal.


¿Cerrar el círculo?

Wilson 2 (que ya ha cruzado al futuro, ha vuelto para convencerse de hacerlo y ha regresado con Diktor al futuro) ahora tiene la misión de volver al pasado a recopilar cosas que tiene en una lista. Pero no lo hace, desconfía de Diktor y decide viajar al pasado (cuando él mismo estaba sentado en su cuarto hablando consigo mismo) para evitar que su yo pasado cruce la puerta y así evitar todo este círculo vicioso.

He dicho que lo decide, pero ¿es así?. Lo cierto es que sabe que ya ha pasado (bueno, que pasará). Siendo el primer Wilson se vio aparecer, aunque no sabía de qué iba nada. Siendo el Wilson que había regresado para convencerse de cruzar también lo había visto, sabiendo que era un yo futuro, pero sin saber qué hacía allí. Ahora lo iba a hacer, y lo iba a hacer de la misma forma. Así, Wilson 2 se iba a convertir en Wilson 3.

En el cuarto todo pasa como había pasado. El Wilson primigenio había cruzado y el segundo Wilson del cuarto había vuelto al futuro, como había hecho él ya antes, para convertirse en él. Así, Wilson 3 (el que avisaba al Wilson primigenio de que no debía cruzar la puerta) se había quedado sólo en el cuarto. ¿Había cerrado así el círculo? Ahora era Wilson 3, los demás habían cruzado la puerta para convertirse en el siguiente Wilson y él estaba allí, donde todo empezó. ¿Qué podía hacer? Decide sentarse y seguir con su tesis, como si todo hubiera acabado y el círculo se hubiera cerrado; pero eso ya no es para él.

Así, Wilson 3 (que antes había sido Wilson 2 y Wilson 1 y el Wilson primigenio, aunque él era sólo él en ese tiempo) decide hacer lo que le ha dicho Diktor, recopilar las cosas de la lista; pero no hacerlo para él, sino para sí mismo. Las recopila, viaja al futuro y, sin que Diktor se entere (está con los Wilson pasados), viaja, desde el año 30000 (y pico, en el que vive Diktor), a diez años antes, donde se encuentra en el mismo lugar, pero sin rastro de Diktor. Allí podrá ser él quien viva bien en el futuro con todo lo recopilado y ya verá qué hace cuando Diktor aparezca.


Consecuencias que preceden a las causas

Primera página del relato (ilustrado por Rogers) en la revista 'Astounding Science Fiction', donde se publicó por primera vez en 1941

Primera página del relato (ilustrado por Rogers) en la revista ‘Astounding Science Fiction’, donde se publicó por primera vez en 1941

Es durante la recopilación de las cosas de la lista en la que vemos un buen ejemplo de consecuencias que preceden a la causas. Durante las diferentes veces que vemos a los tres Wilson en el cuarto provocando e intentando evitar que el Wilson primigenio cruce la puerta del tiempo, ese Wilson recibe una llamada de su novia en la que ella asegura que se han visto esa tarde, aunque él no lo recuerda.

Para él, había estado todo el día en el cuarto y no había visto a su novia. Pero es este Wilson que está recopilando las cosas de la lista unas horas antes de toda la escena en la habitación el que visita a su novia.

Así, la consecuencia de la visita (la llamada) Wilson la percibe antes de la causa (la visita). Es lógico, aún no lo ha hecho, le faltan varios viajes adelante y atrás en el tiempo. Pero como lo hará en el pasado, la causa habrá precedido a la consecuencia, respetando la flecha del tiempo.

Así funciona la llamada paradoja de la predeterminación (o predestinación). Cualquier cosa que haces viajando al pasado ya formaba parte de tu pasado, ya que lo estás haciendo en el pasado de una línea temporal única y fija y lo que se hace en el pasado (viajando desde el futuro) tiene que formar parte, por fuerza, del pasado que ha desembocado en tu presente. Él no había visitado todavía a su novia; pero como lo haría su yo futuro viajando al pasado, esa visita ya había sucedido en el pasado del Wilson primigenio, el del presente.


El futuro

Una vez diez años antes del tiempo de Diktor, Wilson descubre el mundo del futuro que le había anticipado en parte Diktor. Los Grandes, que habían dominado la Tierra, ya no estaban, y había personas que vivían en una sociedad muy distinta y que hablaban un idioma también distinto. Se logra comunicar con ellos gracias a una libreta con vocabulario que le había quitado a Diktor antes de viajar 10 años atrás. Y esa gente le empieza a considerar su líder, ya que vive en la casa de los Grandes (la futura casa de Diktor).

Y allí también reflexiona sobre el viaje en el tiempo y las múltiples dimensiones necesarias para llevarse a cabo.

Otra idea le hizo concluir irremediablemente que era probable que existiera al menos una dimensión más aparte de las cuatro que podían percibir sus sentidos, y esa idea vino de la propia Puerta. Llegó a ser muy hábil manejando sus controles, pero nunca consiguió hacerse ni la más vaga idea de cómo funcionaba o cómo había sido construida. Le parecía que sus constructores debían ser necesariamente capaces de situarse fuera de los límites que le confinaban a él para anclar la Puerta en la estructura del espacio-tiempo. El concepto se le escapaba.

Tenía la sospecha de que los controles que veía eran, sencillamente, la parte que asomaba en el espacio conocido por él. El propio Palacio podía no ser más que una sección tridimensional de una estructura más compleja, y ello ayudaría a explicar la naturaleza de su arquitectura, de otro modo inexplicable.

La lógica le lleva a pensar esto. Al igual que para dibujar unas coordenadas de tres dimensiones para un mapa tenemos que estar fuera del mapa, es necesario estar fuera de las cuatro dimensiones para moverse libremente por el tiempo de la forma en la que lo hacía la máquina, localizando las cuatro, visualizando la escena en una pantalla y, entonces, cruzando la puerta hacia ese sitio/momento.


Cerrando el círculo

En el futuro, pasan los años y Diktor no aparece y Wilson llega a pensar que está en un futuro alternativo, distinto. Pero un día, tras diez años en aquel lugar, alguien aparece en la sala. Un hombre, magullado, en el suelo. Y entonces, se da cuenta de lo que ha pasado. Ese hombre es él mismo, recién expulsado de su cuarto cuando estaba escribiendo su tesis. ¿Y Diktor? Él era Diktor.

Permaneció totalmente inmóvil durante un periodo de tiempo imposible de precisar, contemplando los dos objetos que no debían estar ahí, el sombrero y el hombre, mientras los vientos de la locura barrían su mente haciéndola vacilar. No le hacía falta examinar la silueta inconsciente para identificarla. Sabía…, sabía que era su yo más joven, impulsado de forma involuntaria a través de la Puerta.

No era el hecho en si lo que le hacía estremecerse. No había esperado que ocurriera, pues poco a poco había ido llegando a la conclusión de que vivía en un futuro distinto, un futuro alternativo al otro en que había sido originalmente transmitido por la Puerta. Con todo, había sido consciente de que podía ocurrir y el que ocurriera no le sorprendía.

Y cuando ocurrió, ¡estaba él como único espectador!

Él era Diktor. Era el Diktor. ¡Era el único Diktor!

Jamás encontraría a Diktor y no podría dejar las cosas claras con él. No debía temer su aparición. Jamás había existido y jamás existiría otra persona llamada Diktor, porque Diktor jamás había sido o sería nadie aparte de él mismo.

Wilson había llegado a entender que sus tres yo estuvieran en su habitación en cierto momento; pero no que ese hombre del año 30000 fuera él mismo. Pero ahora lo veía claro. Ahora llegaba el Wilson primigenio y él, Diktor, le enviaría al pasado para que todo el circulo siguiera girando hasta llegar a ser él, el que había vivido como un Rey en el futuro. Y mandaría al siguiente a recopilar todas aquellas cosas que le han servido estos años. Y finalmente acabaría diez años antes, empezando de nuevo para convertirse en Diktor.

Pensando ahora en ello, parecía obvio que él debía ser Diktor, y había muchas evidencias que señalaban en tal dirección. Y, con todo, no había sido obvio. Recordó que todas las similitudes entre él mismo y el Diktor habían surgido de causas racionales, normalmente de su deseo por imitar las características más ostensibles del otro y con ello consolidar su propia posición de poder y autoridad antes de que el otro Diktor apareciera. Por esa razón se había instalado en los mismos aposentos que había utilizado ese Diktor, para que así fueran suyos antes de su llegada.

Cierto que su pueblo le llamaba Diktor, pero eso no le había hecho pensar nada raro: llamaban con ese título a cualquiera que les gobernara, incluso a los pequeños jefes locales que tenía como administradores suyos.

En cualquier caso, había estado buscando a un hombre camino de los cincuenta, cuyo rostro recordaba vagamente después de diez años y del que no tenía imagen alguna. Nunca se le había ocurrido conectar ese rostro borroso con su cara actual, naturalmente que no.


El Jinn

Previamente, ya habíamos visto algún detalle que le acercaba a ser Diktor. Aquella libreta con vocabulario que le quitó a Diktor se había hecho vieja y él decidió reescribirla para que durase. Hasta ese momento, no se había dado cuenta de que la libreta que le quitó a Diktor era la libreta que él mismo había reescrito (o reescribiría desde el punto de vista del momento del robo).

Esta libreta es lo que se ha venido a llamar un jinn, un objeto sin origen. A se convierte en B, que termina siendo el A que se convierte en B. Y todo porque nunca hubo A o B, sólo existe una realidad moviéndose en una línea de tiempo circular, sin principio o final. Esa libreta, el jinn, no tiene origen, nadie la escribió por primera vez y los conocimientos escritos en ella nunca fueron creados, sólo copiados.

Jamás existieron dos cuadernos de notas. El que tenía ahora se convertiría, tras haber sido llevado mediante la Puerta a un punto situado diez años en el pasado, en el cuaderno de notas del cual lo había copiado. Eran, sencillamente, segmentos distintos del mismo proceso físico, manipulados mediante la Puerta para que durante cierta longitud de tiempo corrieran paralelos uno al otro.

Como había hecho él mismo… una tarde.

Deseó no haber tirado el viejo cuaderno. Si lo tuviera a mano podría compararlos y convencerse a sí mismo de que eran idénticos, salvo por el desgaste de la creciente entropía sufrida.

Pero ¿cuándo había aprendido el idioma para poder preparar tal vocabulario? Naturalmente, cuando lo copió conocía el idioma y, en realidad, no le hacía falta copiarlo.

Pero lo había copiado.

Había dejado claro el proceso físico en su mente, pero el proceso intelectual que representaba era totalmente circular. Su yo más anciano le había enseñado a su yo más joven un idioma que el más anciano conocía porque el más joven, después de haber sido enseñado, creció hasta convertirse en el yo más anciano y fue, por lo tanto, capaz de enseñárselo.

Pero ¿dónde había empezado todo? […] ¿Quién escribió el cuaderno de notas? ¿Quién dio comienzo a la cadena?


La paradoja de la predeterminación

Lo que nos muestra de manera tan compleja y original este relato, como hemos dicho, es la paradoja de la predestinación (que alcanza su mayor esplendor en otro relato de Heinlein, ‘Todos vosotros, zombies’, adaptado al cine con el título de ‘Predestination’).

Según esta teoría, todo aquello que hagamos al viajar al pasado ya había sucedido en nuestro pasado y nos había llevado a ese punto de viajar al pasado para que pasara, porque teníamos que hacerlo ya que habíamos llegado a ese punto gracias a ese cambio. Es todo un círculo. Hemos pasado de A a B y entonces viajamos al pasado y provocamos A, porque es necesario que A tenga lugar para llegar a B y, entonces, poder viajar al pasado y provocar A. Todo es un círculo perfecto que tiene que seguir girando y no puede parar porque tanto A es causa de B como B es causa de A.

Como hemos dicho, la idea es que todo lo que haremos en nuestro viaje al pasado ya formaba parte de nuestro pasado antes de partir, ya que había sido hecho previamente (en el pasado) por nuestro yo futuro. Todo sucede en una línea temporal única e inmutable. Al viajar en el tiempo, éste deja de ser lineal para ser circular por lo que nuestro futuro y pasado se unen en un perfecto círculo causal.

Aquí, el Wilson primigenio viajó al futuro para volver al pasado a convencerse de viajar al futuro. Y luego viajó de nuevo al futuro y regresó al pasado para evitar lo anterior, algo inevitable porque ya había sucedido, es decir, iba a suceder. Y, finalmente, había vuelto al pasado a recopilar ciertas cosas para volver al futuro y situarse en un pasado más cercano a ese futuro. Tan cercano que, con el paso normal de los años, se convertiría en el hombre que le había mandado a convencer al Wilson primigenio (a sí mismo) de viajar al futuro para poder reiniciar todo el proceso. Y el círculo sigue girando…

A %d blogueros les gusta esto: