Archive

Posts Tagged ‘paradojas’

Soluciones a la paradoja del abuelo: 3 paradigmas del espacio-tiempo

2 noviembre 2015 13 comentarios

Una de las paradojas más famosas y repetidas sobre viajes en el tiempo es la paradoja del abuelo. Y es una paradoja porque esta situación provocada por un viaje al pasado parece no poder explicarse. Hoy plantearemos posibles soluciones a esta paradoja; pero, antes, veámosla.

Imaginemos que un hombre viaja al pasado, va en busca de su abuelo cuando aún era un adolescente (y aún no había conocido a su abuela ni tenido hijos) y lo mata. Al matar a su abuelo antes incluso de concebir a su padre, el viajero del tiempo no podrá nacer. Su abuelo no tuvo a su padre y su padre no le tuvo a él. Nunca nacerá. Pero, si nunca nacerá, ¿cómo ha podido viajar al pasado para matar a su abuelo?

Aparentemente, se trata de una situación sin solución, por eso se la llama paradoja. Si no nace, no podría ir al pasado a matar a su abuelo, por lo que el abuelo viviría y engendraría al padre y el padre le tendría a él. Entonces, sí nacería y sí podría viajar al pasado para matar al abuelo, pero al matarlo no nacería y no podría matar a su abuelo… y así hasta el infinito en un círculo eterno donde la paradoja se repite una y otra vez sin solución.

Cualquier posible solución a esta paradoja requiere establecer unas normas, un funcionamiento y una estructura del espacio-tiempo. Un paradigma. Los científicos han postulado distintas teorías que suponen una visión y un paradigma distinto del espacio-tiempo, y en cada una de ellas esta paradoja tendrá un final distinto.


Líneas temporales alternativas

La primera solución se basa en la teoría de las líneas temporales alternativas. Según esta teoría, si hacemos un viaje al pasado y allí realizamos un cambio, si hacemos algo que no había sucedido en el pasado y que tiene consecuencias, en ese momento estamos creando una línea temporal alternativa; es decir, una línea temporal en la que hay cosas que sucederán de manera distinta de como sucedieron (o sucederán) en nuestra línea temporal original. El devenir de la historia ha cambiado con nuestro acto en el pasado, pero esas consecuencias sólo serán reales en la línea temporal alternativa. La original, de la que venimos, no se verá modificada.

Aplicado a la paradoja del abuelo, en el momento en el que matamos a nuestro abuelo creamos una línea temporal alternativa en la que nuestro abuelo no tuvo a nuestro padre ni nuestro padre a nosotros. Nunca naceremos. Pero no hay paradoja, porque toda esta sucesión de acontecimientos formará parte de la línea temporal alternativa, por eso no nos afecta, ya que nosotros venimos de otra línea temporal en la que si nacimos.

Abueo-Linea-temporal-altern

Eso sí, ahora, tras crear la línea temporal alternativa en la que nunca naceremos, no podremos volver a nuestra línea temporal. Todo el tiempo que queda en el futuro respecto al punto en el que hemos hecho el cambio forma parte de la línea temporal alternativa. Seguimos existiendo porque nuestra existencia depende de nuestro nacimiento en la línea temporal original, pero no podemos volver a ella, estamos atrapados en la nueva.


Línea temporal única y fija

La segunda solución a la paradoja del abuelo se basa en la idea de que existe una única linea temporal y que esta es fija e inalterable. Se trata de un universo que se rige por el llamado principio de autoconsistencia de Novikov. Explicaremos este principio con profundidad en un post más adelante; pero básicamente nos dice que no podemos hacer algo en un viaje al pasado que nos impida, más adelante, hacer ese viaje al pasado, ya que sería una situación inconsistente, imposible.

Según esta teoría, sólo existe una línea temporal y no es modificable, todos los cambios que hagamos viajando al pasado no cambiarán nuestro presente y futuro porque ya habían sucedido en nuestro pasado, ya formaban parte de él (aquí entra también en juego la teoría de la predeterminación). Puede parecer difícil de entender, pero no lo es. Si viajamos al pasado y hacemos algo, aunque no lo sepamos ese algo ya había sucedido en nuestro pasado, ya formaba parte de nuestra historia. Ya había sucedido porque sólo hay una línea temporal y es fija, y si hacemos algo en el pasado (aunque sea yendo desde el futuro), lo estamos haciendo en nuestro pasado, del que depende nuestro yo presente. Y es nuestro yo futuro (que depende de nuestro yo presente y pasado) el que viajará al pasado para hacer algo. Ese algo es justamente lo que ha hecho que todo suceda tal y como sucedió hasta llegar a nuestro presente.

Nuestro yo niño tiene un pasado que considera que nunca ha sido modificado y por eso pudo nacer. Nuestro yo adulto decide viajar al pasado (cuando nuestro abuelo era joven) y lo mata, pero en realidad eso no es un cambio, siempre había sido hecho en el pasado y no había impedido nuestro nacimiento. Nuestro yo niño no lo sabía, pero su yo del futuro (nosotros en el presente) ya había ido al pasado y lo había hecho.

Abuelo-Linea-temporal-fija

El cambio que hacemos en nuestro viaje al pasado ya formaba parte de nuestra historia, porque nuestro yo futuro irá al pasado para hacerlo, porque lo hemos hecho en nuestro pasado, que es lo que rige nuestro presente. Y en una línea temporal única y fija, lo que hagamos viajando a nuestro pasado siempre ha sido parte de nuestro pasado. No podemos cambiar el pasado, sólo recrear lo que ya sucedió porque lo que siempre sucedió es que viajamos al pasado e hicimos algo.

Aplicado a la paradoja del abuelo, esta teoría nos da dos escenarios y en ninguno de los dos muere nuestro abuelo, ya que eso no sería consistente con nuestra existencia dentro de una línea temporal única y fija.

El primer escenario es que viajamos al pasado y, por una cosa o por otra, no conseguimos matar a nuestro abuelo. Por mucho que lo intentemos, siempre hay algo que nos lo impide. El Universo conspira contra nosotros, el tejido del espacio-tiempo se resiste a ser cambiado. Así se elimina la paradoja. Nuestro abuelo no murió en el pasado que conocemos y tuvo a nuestro padre y así sigue. Es consistente.

El otro escenario es que viajamos al pasado y matamos a nuestro abuelo. Tampoco hay paradoja porque resultará que, si lo hemos podido matar antes de concebir a nuestro padre, eso significa que ese señor no era nuestro abuelo biológico. Lo considerábamos nuestro abuelo, pero resulta que a nuestro padre lo concibió otra persona. Y tampoco hemos hecho ningún cambio al matarlo porque en nuestro pasado ese hombre siempre había sido asesinado… por nosostros desde el futuro.

Son soluciones muy lógicas y algo tramposas, podríamos decir, pero es que si sólo hay una línea temporal y es fija, nada que hagamos viajando al pasado podrá suponer que nuestro presente no sea como es y que no podamos viajar al pasado. Lo que hagamos en nuestro pasado ya formaba parte de nuestro pasado porque nuestro yo futuro ya había viajado al pasado para hacerlo.


Línea temporal única y variable

La tercera solución a la paradoja del abuelo se basa en la idea de que existe una única línea temporal, pero que ésta es variable; es decir, que podemos hacer cambios en el pasado que nunca habían ocurrido y que pueden afectar a nuestro presente. Este es el paradigma del espacio-tiempo que se puede ver en la mayoría de películas e historias sobre viajes en el tiempo, ya que da mucho juego al causar muchos problemas al viajero del tiempo. Hay que tener mucho cuidado con lo que hacemos en el pasado, ya que de lo que hagamos en nuestro viaje depende nuestro presente y puede que incluso nuestra existencia.

Y es que aplicado a la paradoja del abuelo… este paradigma del espacio-tiempo no puede solucionar la paradoja. Si matamos a nuestro abuelo en una línea temporal única y variable, nosotros nunca llegaremos a nacer, y si no nacemos no podremos viajar al pasado para viajar a nuestro abuelo… De nuevo ese círculo interminable que no nos deja nada más que una paradoja sin solución.

Abuelo-Linea-temporal-varia

Es por esta imposibilidad de resolver este tipo de paradojas que la mayoría de científicos no creen que la línea temporal única y variable sea el paradigma verdadero en el caso de ser posible viajar al pasado. El universo no puede permitir situaciones no consistentes ni sin solución, por lo que son más aceptados los otros dos paradigmas.

A %d blogueros les gusta esto: