Inicio > Relatos y Novelas > El sonido de un trueno (Ray Bradbury, 1952)

El sonido de un trueno (Ray Bradbury, 1952)

Si una máquina del tiempo llegara a inventarse, no hay duda de que se buscaría sacarle un beneficio económico al invento. Si sólo unos pocos tienen la máquina y la explotan comercialmente, ¿quién no pagaría por pasar unas vacaciones en otra época? En ‘El Sonido de un Trueno’ (1952), de Ray Bradbury, vemos esta versión lúdica del viaje en el tiempo en forma de safari temporal.

Ese es sólo el planteamiento, ya que el relato de Bradbury trata realmente sobre lo que Edward Lorenz vino a llamar dependencia sensible en condiciones iniciales, teoría más conocida como efecto mariposa. Se trata de una reacción en cadena por la que un hecho en un momento dado (en el caso que nos ocupa, un cambio en el pasado), por pequeño que sea, puede suponer otros hechos mayores con el paso del tiempo, una multiplicación exponencial de las consecuencias. Curiosamente, este relato se publicó años antes de que Lorenz promulgara sus teorías. La ciencia ficción adelantándose a la teoría científica.

El relato está ambientado en el año 2055, año en el que ya se dominan los viajes temporales y una empresa organiza safaris al pasado. Cualquiera puede viajar a épocas remotas y cazar animales ya extintos pagando el precio adecuado. Y eso es lo que hace el protagonista, Eckels, que quiere evadirse de su vida, viajar al cretácico y cazar un Tyrannosaurus Rex.

El efecto mariposa

Es este propio viaje y el acto de matar un animal del pasado lo que plantea el problema del efecto mariposa. ¿Qué consecuencias puede tener para la evolución de la vida en la Tierra la muerte de un dinosaurio o la modificación del ecosistema prehistórico? La muerte de un animal o la destrucción de una planta en el pasado puede suponer un cambio en la evolución de la vida en la Tierra. La empresa lo tiene muy claro y se lo explica así a Eckels:

—No queremos cambiar el futuro. […] Una Máquina del Tiempo es un asunto delicado. Podemos matar inadvertidamente un animal importante, un pajarito, un coleóptero, aun una flor, destruyendo así un eslabón importante en la evolución de las especies. […] Digamos que accidentalmente matamos aquí un ratón. Eso significa destruir las futuras familias de este individuo […] ¡Y todas las familias de las familias de ese individuo! Con sólo un pisotón aniquila usted primero uno, luego una docena, luego mil, un millón, ¡un billón de posibles ratones!

—Bueno, ¿y eso qué? —inquirió Eckels.

—¿Eso qué? —gruñó suavemente Travis—. ¿Qué pasa con los zorros que necesitan esos ratones para sobrevivir? Por falta de diez ratones muere un zorro. Por falta de diez zorros, un león muere de hambre. Por falta de un león, especies enteras de insectos, buitres, infinitos billones de formas de vida son arrojadas al caos y la destrucción. Al final todo se reduce a esto: cincuenta y nueve millones de años más tarde, un hombre de las cavernas, uno de la única docena que hay en todo el mundo, sale a cazar un jabalí o un tigre para alimentarse. Pero usted, amigo, ha aplastado con el pie a todos los tigres de esa zona al haber pisado un ratón. Así que el hombre de las cavernas se muere de hambre. Y el hombre de las cavernas, no lo olvide, no es un hombre que pueda desperdiciarse, ¡no! Es toda una futura nación. De él nacerán diez hijos. De ellos nacerán cien hijos, y así hasta llegar a nuestros días. Destruya usted a este hombre, y destruye usted una raza, un pueblo, toda una historia viviente. Es como asesinar a uno de los nietos de Adán. El pie que ha puesto usted sobre el ratón desencadenará así un terremoto, y sus efectos sacudirán nuestra tierra y nuestros destinos a través del tiempo, hasta sus raíces. […] Tenga cuidado. No se salga del sendero. ¡Nunca pise afuera!

Esta apocalíptica explicación muestra a Eckels el efecto mariposa en su vertiente más biológica. El cambio que se realiza en el pasado es muy pequeño (matar a un insecto, pisar una planta…), pero los millones de años de por medio lo multiplica hasta tener consecuencias catastróficas. Ese insecto podría polinizar una flor, que se iba a comer otro bicho que debía ser alimento de otro animal. Cuanto más tiempo pasa, las consecuencias se van multiplicando más y más de forma exponencial.

La teoría de Lorenz estaba enfocada al tiempo atmosférico, ya que Lorenz era meteorólogo. Pero esta idea se incluyó en la teoría del caos y se popularizó gracias a la obra de James Gleick ‘Caos: la creación de una ciencia’, viendo que la idea de Edward Lorenz era válida en cualquier sistema caótico que dependa de las condiciones iniciales y en el cual puedan aparecer innumerables variables. Y ¿qué sistema se parece más a eso que el de la evolución biológica a lo largo de millones de años?

Matar a un dinosaurio

Pero, si la empresa tiene tan claro los efectos de cambiar el pasado, ¿por qué llevan a gente a matar un dinosaurio, con las consecuencias que puede tener? Pues porque se aseguran de que esa muerte no cambie la historia y sólo matan dinosaurios que iban a morir aplastados por un árbol o ahogados en un pozo de alquitrán. Viajan al pasado, observan a un dinosaurio morir de accidente y fijan el safari para un minuto antes.

Así que, mientras los cazadores no se salgan del sendero (flotante) y no toquen nada más que al dinosaurio al darle muerte con sus armas, no pasará nada. Sin embargo, Eckels se asusta mucho al ver al dinosaurio y sale corriendo. De seguida vuelve al sendero de la máquina del tiempo y entra en ella. Los que dirigen el safari se asustan, pero no parece que Eckels haya hecho nada y, de todos modos, ya ha pasado, no hay nada que hacer. Se enfadan con él, pero esperan que un poco de hierba pisada no suponga nada. Sin embargo, al regresar al presente, Eckels se da cuenta de que, sin querer, pisó una mariposa, que murió y quedó pegada en su zapato.

¿Qué consecuencias evolutivas puede tener la muerte de una mariposa? Ni ellos mismos lo saben. De hecho, dejan claro que el efecto mariposa es sólo una teoría que, por suerte, no han llegado a comprobar. El relato no indaga en los cambios a gran escala de esta muerte, lo deja para la imaginación del lector (que siempre es más escalofriante que la del escritor).

Las consecuencias

Al llegar al presente, sólo observan unos cambios mínimos (aunque de importancia para los personajes). Al principio del relato, los personajes habían hablado sobre las elecciones del día anterior. Todos coincidían en que había ganado el candidato correcto, ya que el otro hubiera supuesto poco menos que una dictadura. Así, tras el viaje, además de ciertos cambios en el idioma que aprecian al leer unos carteles en las oficinas de la empresa, se enteran de que quien ganó las elecciones fue, finalmente, el otro candidato, el temible ‘dictador’.

Es un cambio social, no biológico, algo más difícil de explicar por la muerte de un insecto; pero eso es sólo lo que llegan a averiguar dentro de las oficinas nada más llegar. No vemos los cambios que se han podido producir fuera, que pueden ser desde nada hasta algo inimaginable. Bradbury lo deja para nuestra imaginación, ya que el relato termina cuando el jefe del safari, tras enterarse de los cambios y sabiendo que todo ha sido por culpa de Eckels, mata a su cliente por lo que ha hecho. Un disparo. El sonido de un trueno.

Estas posibles consecuencias evolutivas y las llamadas olas temporales provocadas por el efecto mariposa se muestran en la no especialmente lograda versión cinematográfica de Peter Hyams, que veremos en otro post más adelante.

Como hemos dicho, el relato se publicó una década antes de que Lorenz escribiera sobre su teoría, pero el nombre de efecto mariposa no viene dado por este relato, por muy profético que pueda parecer. Este nombre llegó años después de formular la teoría, cuando Lorenz tuvo que dar una conferencia y no tenía un buen título para ella. Un compañero le dio este título (basándose en proverbios antiguos): “Does the flap of a butterfly’s wings in Brazil set off a tornado in Texas?”. Todos podemos ser consecuencia de ese aleteo, pero será mejor no introducir ninguno más.

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. 26 octubre 2015 en 16:24

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: